Si pensabas que tu lista de cosas por hacer antes de morir estaba completa, piénsalo otra vez. Estas espectaculares vistas han pasado desapercibidas durante años, pero ahora el mundo está empezando a descubrirlas.

1. CANO CRISTALES, COLOMBIA

Cano Cristales, una de las maravillas naturales más espectaculares del mundo, también se conoce como el río de los cinco colores, gracias a una planta única que transforma el río en un arco iris de colores brillantes y cambiantes entre junio y diciembre.

Durante años, este impresionante paraje estuvo vedado al conflicto colombiano. En los últimos años, sin embargo, el río se ha reabierto a los turistas, y a medida que el país deja atrás su turbulento pasado, Colombia se está convirtiendo en un punto de atracción turística, con un aumento de los viajes internacionales del 20% el año pasado.

2. CATARATAS KAIETUER, GUYANA

Cuando se trata de cataratas sudamericanas, el guazú acapara todas las miradas. Pero si prefiere las maravillas naturales sin las hordas de turistas, las cataratas del Kaietuer son un poderoso contendiente. No se trata de una catarata de poca monta: está considerada la mayor caída de agua del mundo en volumen y tiene cuatro veces la altura de las cataratas del Niágara.

Pero en los últimos años, Guyana ha aparecido en varias listas de destinos emergentes, y parece que eso va a cambiar. Las cataratas de Kaietuer, situadas en lo más profundo de la selva, son accesibles mediante una excursión de cinco días en barco y a pie o en avión.

3. KUELAP, PERÚ

La antigua ciudad amurallada de Kuélap, conocida como «el Machu Picchu del Norte», es tres veces más antigua que Machu Picchu, la ciudad histórica más famosa de Perú. Sin embargo, Kuelap ha permanecido en gran medida fuera de la ruta turística, hasta ahora.

El yacimiento, que data del año 6 d.C., alberga las ruinas de más de 400 edificios situados a 3.000 metros sobre el nivel del mar. Gracias a un nuevo teleférico inaugurado el año pasado, el sitio montañoso es ahora fácilmente accesible, y se prevé que el turismo despegue. Si quiere visitar el yacimiento en un momento de relativa calma, hágalo cuanto antes.

4. HUACACHINA, PERÚ

Huacachina, que aparece como un espejismo en el desierto, es la encarnación literal de un «destino emergente». Este impresionante oasis, a cinco horas al sur de Lima, es una visita obligada para los aventureros y figura entre los principales destinos emergentes del mundo.

Popular entre los peruanos ricos en la década de 1940, ya que se creía que su laguna tenía poderes curativos, el oasis estuvo abandonado durante años antes de ser «redescubierto» en la década del 1990. No es de extrañar que, con tanta arena, las principales atracciones de Huacachina sean el sandboard y los paseos en buggy.

5. TRANCOSO, BRASIL

No es ninguna novedad que las playas de Brasil son su principal atracción, pero hoy en día los viajeros entendidos exploran algo más que los lugares turísticos de Copacabana e Ipanema. La hermosa región de Bahía, en el noreste de Brasil, fue nombrada por Lonely Planet una de las mejores regiones para visitar en el 2018. Y tal vez el lugar más de moda de Bahía sea Trancoso, una ciudad de playa con un ambiente hippie que la ha visto apodada la mejor ciudad de playa por descubrir de Brasil.

En los últimos años, el hotel más elegante de la ciudad, Uxua, propiedad del diseñador de moda Wilbert Das, ha atraído a la gente guapa del mundo, y el año pasado, su última villa fue incluida en la lista del New York Times.

 

Yuniet Blanco Salas

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here