Si hubiera premios para los vestíbulos de los hoteles, la vitrina de Banyan Tree Krabi estaría repleta. Alguien en el grupo hotelero de lujo de Singapur debe haber oído que sólo se tiene una oportunidad para causar una primera impresión, porque la escena que le recibe al entrar en el hotel es casi increíble.

Los mostradores de facturación se sitúan a ambos lados de un pabellón al aire libre de estilo tailandés con tejados a dos aguas, salpicado de rocas fosilizadas. Pero cuando la brisa marina golpea la cara, la mirada se pierde en una piscina infinita semicircular de mármol negro que enmarca una escalera ornamentada, hacia el mar de Andamán, donde las islas de piedra caliza blanca y esmeralda del Parque Marino de Krabi emergen del azul.

Parece mentira que estén ahí, tan perfectamente situadas ante los ojos, como si fueran una prolongación del hotel. Esta sensación se acentúa cuando llegas a tu habitación, una Suite Premium Ocean Pool, y te das cuenta de que tienes las mismas vistas desde tu cama de matrimonio, sólo que con vistas a tu propia piscina privada de agua salada.

Con unas vistas así, algunos hoteles se dormirían en los laureles. Pero no el Banyan Tree Krabi. Este lugar se preocupa por los detalles. El servicio es impecable, con un personal amable que le recibe en todas partes con sonrisas y «sawatdees» cantarines, entregas de llaves fantasmagóricamente eficientes y detalles en la habitación como cuencos de fruta fresca local.

El diseño también es cuidado. La retorcida escalera del vestíbulo es el primer indicio de un motivo inspirado en las serpientes Naga de la leyenda del sudeste asiático, una floritura que aparece por todas partes una vez que se empieza a mirar: desde las lámparas colgantes que parecen piedras preciosas en los cuartos de baño hasta el estampado en escamas de los fabulosos albornoces.

El bienestar es una parte importante de la marca Banyan Tree con una serie de actividades disponibles, desde yoga a masajes en el spa inspirado en la selva tropical. Incluso puede inscribirse en un itinerario completo centrado en el bienestar, que incluye comidas sanas y ejercicio diario bajo la dirección del médico ayurvédico del personal.

Y la oferta gastronómica dista mucho de limitarse a salvado de avena y batidos verdes. Naga Kitchen ofrece un amplio bufé con especialidades locales y cenas durante todo el día, mientras que el restaurante Saffron, situado en la copa de un árbol y al que se accede a través de un ornamentado funicular, es el sueño de cualquier foodstagrammer. Sobretodo si se consigue una de las mesas Bird’s Nest, espectacularmente situadas en pasarelas entre los árboles y por encima del mar.

El hotel da al Parque Nacional de Dragons Crest, que ofrece vistas aún más impresionantes tras una caminata literalmente impresionante. Y las excursiones de un día al Parque Marino en un barco de cola larga son obligatorias.

Rodeado de tanta naturaleza virgen, es agradable saber que Banyan Tree también se toma en serio la sostenibilidad, reduciendo al máximo los residuos plásticos y tratando y reutilizando el agua del hotel.

Yuniet Blanco Salas

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here