Escalar un volcán en Guatemala. Caminar por la selva en Perú. Practicar espeleología glaciar en Islandia. No se trata de las típicas aventuras de puenting o paracaidismo. Se trata de experiencias únicas, algunas de las cuales, como la espeleología, quizá ni siquiera conozcas. Todas son oportunidades estimulantes de contemplar la majestuosidad de la naturaleza desde un asiento de primera fila.

Estas siete emocionantes aventuras al aire libre son aptas para mayores de 50 años, pero no por ello carecen de emoción. Cada una de ellas hará que su corazón lata a toda velocidad mientras recorre algunos de los elementos naturales más espectaculares del mundo.

1. Descenso de barrancos en New Brunswick, Canadá

Probablemente haya oído hablar del rappel, el proceso de descender por un acantilado o una ladera empinada utilizando cuerdas. El descenso en rápel, por el contrario, es una versión cara a cara del rappel.

Janice Holly Booth, autora de Only Pack What You Can Carry, un libro de memorias de National Geographic sobre viajes de aventura en solitario realizados a partir de los 40, nos contó que el descenso en rápel fue una de sus aventuras más espeluznantes e impresionantes.

«He hecho mucho rappel, ¡pero esto fue literalmente un giro de 180 grados! Desciendes en rappel de frente por una rampa hasta que llegas a un punto de lanzamiento. Entonces saltas. Cada vez que tu cuerpo vuelve a la cara del acantilado, te impulsas de nuevo y desciendes hasta el suelo. Totalmente emocionante. E inicialmente aterrador».

Sólo hay unos pocos lugares en el mundo donde se puede hacer esto. En Nueva Brunswick, Canadá, Open Sky Adventures ofrece a los amantes de las emociones fuertes la oportunidad de descender por una pared de roca de 135 pies en el desfiladero de Grand Falls.

No es necesario saber escalar; los instructores que han superado el curso de formación de la Asociación Canadiense de Deepelling le formarán in situ.

2. Expedición femenina de Marrakech, Marruecos, a Barcelona, España

Femscape Sojourns, una empresa de viajes para mujeres dirigida por una madre y su hija, se especializa en aventuras en grupos pequeños para tres grupos de edad. Este viaje en concreto es para mujeres de más de 40 años.

Además de llevar a mujeres en aventuras guiadas, Femscape Soujourns hace todo lo posible por hacer negocios con establecimientos propiedad de mujeres, contratar guías femeninas, localizar artesanas y colaborar con mujeres que apoyan y animan a las mujeres en sus comunidades.

Latifah Al-Hazza, cofundadora de Femscape Soujourns, afirma: «Cada viaje es único en el sentido de que ofrecemos una o más actividades con mujeres locales de la comunidad. Estas actividades están diseñadas para que conozcamos a las mujeres de otras culturas, cómo viven y sus luchas por ser escuchadas y tener éxito en su país».

La aventura comienza con cuatro días y tres noches en Marrakech, seguidos de una noche de glamping en el desierto de Agafay, y luego a Barcelona para completar la aventura de 10 días y nueve noches.

3. Escalar un volcán guatemalteco al amanecer

Lucy Ruthnum, autora de un blog de viajes de aventura en solitario para mujeres, nos contó que si quieres una aventura que no olvidarás, sube a un volcán de Guatemala al amanecer. El volcán Acatenango se eleva sobre la ciudad colonial de Antigua y domina el cercano volcán activo de Fuego, que entra en erupción cada 10 o 15 minutos.

«Es físicamente exigente y la aventura de tu vida. Después de escalar entre seis y ocho horas, se llega al «campamento base», donde se pasa la noche y se contempla la puesta de sol por encima de las nubes. Al caer la noche, el cielo se ilumina con miles de estrellas que titilan sobre ti: la Vía Láctea nunca se ha visto tan clara».

«A lo largo del día, Fuego ha entrado en erupción cada 15 minutos con un estruendo y una columna de humo, pero al anochecer es cuando el volcán cobra realmente vida, escupiendo humo, ceniza y lava al rojo vivo desde la cumbre y explosiones durante toda la noche. Tras dormir unas horas y levantarse a las 4 de la mañana, se llega a la cima para ver el amanecer. Desde la cima se pueden ver las cumbres de otros cinco volcanes cercanos por encima de las nubes», explica Ruthnum.

En cuanto a la dificultad de la ascensión, Ruthnum añade que, aunque es un reto físico, sigue siendo accesible para personas de todas las edades, y varios aventureros mayores de 50 años completaron su ascenso.

4. Aero-Crucero a la Antártida

SouthAmerica.Travel ofrece 15 aventuras guiadas a Sudamérica y la Antártida. Para una experiencia única en la vida, su Fly Cruise a la Antártida le permite saltarse algunas de las aguas más bravas del mundo con un vuelo de dos horas desde Punta Arenas, Chile, a la Isla Rey Jorge, donde comenzará su viaje a la Antártida.

Elije un crucero de expedición de siete o nueve días que puede llevarle hasta el Círculo Polar. Saldrás del barco una o dos veces al día para realizar actividades de distinto nivel.

Juergen Keller, director general y cofundador de SouthAmerica. Travel, nos explica por qué el viaje es tan especial: «La Antártida es realmente la última frontera por explorar. Para muchos viajeros, esto supone eliminar el séptimo continente de su lista. Es realmente como viajar a Marte, casi sin vegetación y con formas extremas de icebergs».

5. Senderismo en glaciares y espeleología en Islandia

Según Oddur Ari, de Melrakki Adventures, muchos tienen la idea errónea de que los glaciares son tan peligrosos que sólo los «aventureros locos» pueden subir a ellos. En su lugar, nos dijo, los glaciares son realmente peligrosos, pero subir a los glaciares de salida se puede hacer de forma totalmente segura.

El senderismo por los glaciares es apto para casi todo el mundo que sea capaz de caminar más de cinco kilómetros. «Incluso he visto a un anciano de 86 años completar una excursión por el glaciar sin problemas», afirma Ari.

Caminar a lo largo de cientos de metros de hielo centenario, a través de grietas, moulins, lagos azules y otras formaciones de hielo es algo que la mayoría de la gente nunca llega a experimentar.

«Los glaciares son una maravilla en constante cambio, por lo que ninguna excursión es igual a otra; algunas formaciones interesantes que hay hoy en el glaciar pueden no estar mañana, o ha aparecido algo distinto, por lo que cada aventura es única».

Se pueden hacer excursiones por el glaciar durante todo el año, pero en invierno, cuando las temperaturas son más frías, se puede acceder a las cuevas de hielo. Estas cuevas de un azul asombroso se forman a veces en las mismas zonas año tras año, pero en algunos casos sólo duran unas semanas, lo que permite que sólo unas pocas personas las vean antes de que se derritan.

«Combinar una excursión por el glaciar con una visita a una cueva de hielo es una experiencia increíble», nos cuenta Ari.

6. El Camino Inca en Perú

A menudo se oye hablar de caminar por el Camino Inca a Machu Picchu, pero si estás buscando una manera única, de alta adrenalina para llegar a Machu Picchu, entonces el Extreme Inca Tour podría ser la aventura al aire libre para ti.

Kevin Groh, propietario de Cachi Life, una empresa de viajes a Perú especializada en viajes a Machu Picchu y excursiones de senderismo, afirma: «Si tiene una mujer atlética y aventurera de más de 50 años, un viaje increíble es el Extreme Inca Tour, que es una de las formas más emocionantes de llegar a Machu Picchu».

La excursión comienza el primer día con un descenso de tres kilómetros por una montaña en bicicleta de montaña. Por la tarde, pasarás dos horas haciendo rafting en rápidos de clase III y IV.

El segundo día, una caminata de nueve millas le llevará por pequeños pueblos quechuas y plantaciones de café. Interactuará con monos y beberá tequila inca, licor infusionado con una serpiente.

El tercer día se lanzará en tirolina de camino a Machu Picchu, seguido de una caminata de dos horas a Aguas Calientes, en la base de Machu Picchu y el cuarto día culmina con una excursión a Machu Picchu.

7. Navegar en kayak por el Danubio

Una aventura extraordinaria, según la bloguera de viajes Olivia-Petra Coman, es recorrer el Danubio en kayak desde el nacimiento hasta el mar.

«Aparte de ser el río europeo más largo, no es tan difícil -comparado con otros ríos- ni siquiera en su nacimiento; además, es de una belleza impresionante; atraviesa 10 países y cuatro capitales, y termina en uno de los deltas más bellos de la Tierra», nos cuenta Coman.

Yuniet Blanco Salas

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here