En esta lista que hoy te traemos verás solo siete de los destinos de Estados Unidos que no te puedes perder en el 2023, desde la costa oeste hasta las islas del Caribe. En ella verás todos los lugares que tenemos en nuestro radar, tanto los más populares como los que entran pisando fuerte, y también esos clásicos con nuevos motivos para llamar nuestra atención.

  1. Anchorage, Alaska

Entre un mar helado y las abruptas montañas de la cordillera Chugach, Anchorage es el campamento base ideal desde el que explorar la inmensa naturaleza de Alaska. Es un destino habitual para los viajeros que llegan desde los demás estados en avión, un punto de partida para los cruceros y viajes en el ferrocarril de Alaska (que celebra su centenario el año que viene).

Pero la ciudad tiene también encanto propio para los amantes de las actividades de exterior. Entre agosto y abril se puede presenciar la aurora boreal; el río Ship Creek, en el centro de la ciudad, se llena de salmones; y no es difícil ver alces en su red de sendas de más de 160 kilómetros.

La inauguración del spa nórdico de Alyeska Resort el pasado mes de septiembre, el primero de este tipo del estado, ha convertido Anchorage en el destino de bienestar más accesible de Alaska. La naturaleza y la comodidad se dan la mano en un equilibrio perfecto en estas saunas de inspiración finlandesa y rusa rodeadas de bosques, con un circuito de baño de más de 4600 metros cuadrados.

Alyeska Resort es una zona de esquí que en verano se transforma en un paraíso para ciclistas de montaña y senderistas con ganas de recorrer glaciares. Este enero, además, llegará el espectacular Eagle’s Nest Lodge, un alojamiento para esquiadores que se encuentra a 12 minutos en helicóptero de Anchorage.

Sus dueños, Third Edge Heli, ofrecen una oportunidad inmejorable de esquiar en plena naturaleza antes de relajarse con una sauna exterior en medio de un paisaje helado.También hay territorios aún más remotos a los que ya se puede acceder: Mountain Trip ha empezado a organizar rutas de esquí guiadas en el monte Denali, y tiene aún más expediciones en mente para el 2023.

  1. Arts District, Los Ángeles

Los Ángeles, en toda su inmensidad, puede resultar abrumadora, y explorarla en profundidad no es tarea fácil. Pero si lo que buscas son restaurantes innovadores, cerveceras artesanales, estudios de diseño, cafeterías y bares modernos, el Arts District del centro es tu sitio.

Aunque en su día fue territorio de viñedos y campos de naranjos, de vías de tren y fábricas, este barrio de las artes halló su esencia en los años 70, momento en el que las comunidades artísticas que huían de zonas más caras que ya no se podían permitir llegaron a ocupar sus edificios vacíos. Ha tenido altibajos a lo largo de los años, pero su resurgimiento en la última década es innegable.

Aunque no todo el barrio es cómodo de recorrer a pie, hay zonas muy animadas a pocos minutos en coche unas de otras. El histórico viaducto de Sixth Street, que volvió a abrir en julio del 2022 tras una reconstrucción de seis años, es la joya particular de esta zona.

Al otro lado hay buena cantidad de galerías de arte y restaurantes espectaculares, desde Bestia, Damian y el popular Yangban Society hasta próximas inauguraciones dignas de mención como Mandolin Taverna y Mrs. Mandolin boutique, un restaurante y una tienda de inspiración griega que harán su aparición estelar en Soho Warehouse muy pronto.

Flor y Solera servirá las tapas de la chef Monica Angelats y Let’s Go Disco y su coctelería prometen animar las noches con su buen ambiente y excelente música.Muy cerca se encuentran los ocho edificios decorados con murales de ROW DTLA, uno de los símbolos del Arts District desde hace años. Ahora aloja más de treinta boutiques independientes, mercados al aire libre, actividades y eventos que cambian todas las semanas y dos restaurantes con estrella Michelin, Hayato y Kato.

El año que viene abrirá Kensho Ryokan Hotel en un antiguo parque de bomberos, y la renovación del histórico hotel The Rendon, en el que se encuentra ahora mismo The Rendon Gallery, también finalizará, o eso esperamos, el mismo año.

  1. Bayfield, Wisconsin

En la costa sur del precioso lago Superior se encuentra este remanso de paz al que acuden los habitantes de Minneapolis y Chicago que buscan huir del ajetreo de la ciudad. Bayfield, con su calle principal de estilo victoriano, su enorme cantidad de granjas ecológicas y campos de árboles frutales y su cercanía al parque nacional de Apostle Islands siempre ha tenido este atractivo apacible, pero ahora la pequeña ciudad está viviendo un auténtico renacimiento.

Las nuevas inauguraciones, entre las cuales hay un nuevo centro de bienestar, y la generación de jóvenes emprendedores que ha entrado pisando fuerte está devolviendo a la vida sus edificios históricos.

En verano del 2023, uno de los principales creadores del hotel Hewing de Minneapolis abrirá St. James Social. El edificio de 140 años que en su día fue el hotel St. James está en plena reforma para transformarse en un lugar de reuniones sociales con un enorme bar salón de amplios asientos y una terraza en la azotea con vistas al lago.

Sus ocho habitaciones exquisitamente decoradas ofrecerán a sus huéspedes una experiencia de profundo arraigo histórico.

En lo gastronómico, los ingredientes locales serán protagonistas, como el pescado de agua dulce capturado en el lago Superior de Red Cliff Fish Company, y sus pizzas elaboradas en horno de leña y empanadas de masa madre harán las delicias de los comensales.

Wild Rice Retreat es un centro de bienestar situado en un enorme terreno arbolado que abrió el año pasado y acepta reservas todo el año. Tras el cierre del muy apreciado Wild Rice Restaurant, una importante renovación le ha aportado elementos nuevos como las habitaciones de diseño moderno y elegante de estilo escandinavo, obra del galardonado arquitecto David Salmela; un amplio espacio de yoga; un centro de nutrición; y una sauna, una piscina con efecto lluvia y otra de agua fría.

Los huéspedes podrán participar en sesiones de slow flow yoga, meditaciones guiadas o talleres de mandalas y mapas de los sueños.En el centro, no te pierdas tiendas locales como Good Flower Farm, una pequeña empresa de productos cosméticos, o Penny Print Studio, una boutique que colabora con artistas e ilustradores locales.

Si quieres tomarte algo sobre la marcha, pásate a por un café con sirope de arce a Wonderstate Coffee, o acércate a la destilería Copper Crow, el primer negocio de este tipo regentado por pueblos indígenas, que abrieron a las afueras de la ciudad miembros de las comunidades de la Red Cliff Band.

  1. Boston

Los pequeños negocios de los animados barrios de Boston se vieron gravemente afectados por la pandemia, pero la nueva ola de inauguraciones de restaurantes, tiendas y hoteles es la prueba de que la ciudad está volviendo a la vida con fuerza.

Disfruta de los vinos naturales italiano de Faccia a Faccia, de los exquisitos mariscos de Little Whale y de los sándwiches de pollo al parmesamo del nuevo Parm, uno de los primeros locales de esta empresa fuera de Nueva York, todo ello en Back Bay, una de las pintorescas zonas comerciales de la ciudad.

Cerca de allí, en Beacon Hill, la inauguración de la librería Beacon Hill Books & Cafe tiene en vilo a los habitantes de la ciudad y a sus visitantes por igual. Enorme, increíblemente fotogénica y equipada con toda clase de instalaciones para adultos y niños, no es solo un lugar al que ir a comprar libros, sino un espacio para hacer comunidad.

Al otro lado del famoso Freedom Trail, en Charlestown, el poutine de pato y los montaditos de langosta de Waverly Kitchen & Bar están triunfando, así que pásate a probarlos y aprovecha para acercarte a ver el monumento de Bunker Hill, que queda justo al lado.

En el barrio de Seaport, que sigue creciendo imparable, el ICA de Boston continúa su labor de amplificar las voces infrarrepresentadas del arte, y las exposiciones del 2023 nos tienen en ascuas, con grandes nombres como Simone Leigh and María Berrío.

No nos olvidamos de una de las inauguraciones hoteleras más esperadas: Raffles Boston Back Bay Hotel & Residences, la primera sede en Estados Unidos del emblemático hotel internacional llegará muy pronto.

  1. Costa central de California

Este mosaico de relajados pueblos costeros, bosques de secuoyas surcados por kilómetros y kilómetros de senderos y viñedos de los que salen uvas tan apreciadas como la syrah, pinot noir y chardonnay lleva ya un tiempo en nuestra lista de pendientes.Las zonas más infravaloradas de la costa central de California llevan ya un tiempo desarrollando una personalidad propia más moderna y atractiva que nunca, como ocurre con pueblos como Los Álamos y Los Olivos, en el valle de Santa Ynez.

Estas pequeñas poblaciones ganaderas se encuentran ahora mismo en ese equilibrio perfecto en el que flotaba Joshua Tree hace una década: conocidos… pero no demasiado.

El valle se ha convertido en el destino de moda para habitantes de Los Ángeles, con sus peculiares bodegas como la de Future Perfect Wines, decorada con una bola de discoteca; sus restaurantes elegantes pero desenfadados, como la marisquería Bar Le Côte; y alojamientos nuevos entre los que destaca The Inn at Mattei’s Tavern, resucitado hace poco por Auberge Resorts Collection.

Este emblemático edificio del siglo XIX se ha transformado en un auténtico refugio en el que la piscina rodeada de cabañas y el spa, de la mano de la conocida marca neoyorquina The Well, toman el relevo a las fiestas y encuentros sociales que han ocurrido aquí a lo largo de la historia, desde la fiebre del oro y los años de la ley seca.

Entre sus cuatro restaurantes destaca un asador que emplea técnicas de cocina a fuego abierto en combinación con sabores shanghaineses.

  1. Hudson Valley, Nueva York

El valle del río Hudson, que ya lleva una década desarrollándose como lugar idóneo para escapadas desde la ciudad con una cantidad considerable de hoteles nuevos y su reputación como destino gastronómico y de compras, está añadiendo una capa más a lo que ya viene ofreciendo desde hace tiempo.

A finales del 2022 abrió Wildflower Farms, de Auberge Resorts Collection, cuyo spa combina remedios tradicionales con una profunda conexión con la naturaleza para calmar la mente y estimular los sentidos.

Se suma la renovación del enorme spa del ya conocido Mohonk Mountain House, y en el 2023 llegará The Ranch Hudson Valley, de los expertos en bienestar de The Ranch Malibu: un terreno de gran bagaje histórico cerca de Tuxedo Park acogerá programas de fitness de tres o cuatro días con senderismo, entrenamientos, masajes y alimentación vegana.

También se rumorea que en el 2023 llegará Soho Farmhouse, la primera propiedad fuera de Reino Unido de este bucólico sello, y se dice queocupará una antigua casa señorial en Rhinebeck, con un restaurante en el amplio granero de piedra y un spa. También nos morimos de ganas de que lleguen las inauguraciones del bar japonés Izakaya Makishi y de la vinoteca Chleo, esperadas para el 2023.

En North Salem debutarán dos restaurantes franceses del equipo que llevaba el restaurante Papilles, en Manhattan:Cenadou, más casual, y La Bastide by Andrea Calstier, alta cocina con ingredientes locales y de temporada.

En verano, Klocke Estate abrirá su destilería de brandy de manzana y uva, en la que se emplearán ingredientes procedentes de su amplio terreno. Tendrá también su propio alojamiento, con diseño de Ken Fulk.

Los amantes del interiorismo se alegrarán de saber que Magic Hill, una tienda de arte y artículos del hogar especializada en mid-century modern, acaba de abrir un local en Kingston, y que Finch, una de las tiendas de artículos vintage favoritas de Hudson va a inaugurar su sección nueva muy pronto.

  1. Las Vegas, Nevada

Hablar de Las Vegas como destino de fiesta por excelencia se queda corto. Desde su elenco de artistas residentes hasta sus llamativos casinos y gastronomía de renombre, esta ciudad en medio del desierto no descansa. Aun así, consigue seguir sorprendiendo y, a finales del 2023, llegará a The Venetian Resort un lugar que promete revolucionar el entretenimiento inmersivo.

MSG Sphere, con una altura de más de cien metros, será una estructura esférica, la más grande del mundo, equipada con instalaciones 4D y que fascinará a su público con actuaciones en vivo, eventos deportivos y de gaming y espectáculos hechos a medida.

En noviembre del 2023 también esperamos la llegada de Las Vegas Grand Prix. Esta es una de las tres ciudades de todo Estados Unidos que ha acogido carreras de Fórmula 1. Las Vegas ya lo hizo en el 1981 y 1982, pero esta será la primera vez que se haga en el Strip como tal, entre hoteles famosos y casinos, rodeando la MSG Sphere.

En invierno del año que viene también abrirá el nuevo hotel Fontainebleau Las Vegas, un enorme resort de 67 plantas con 3.700 habitaciones. Solo el casino ocupa 8.800 metros cuadrados, y su prometedora zona para eventos y reuniones contará con todo tipo de instalaciones con capacidad para miles de personas.

Habrá también restaurantes y tiendas de lujo, experiencias en sus piscinas y spas y muchos otros servicios de los que cabría esperar en este lugar.

 

Yuniet Blanco Salas

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here