Idealizar siempre ha sido peligroso, pero quizás hoy lo es aún más. Basta con navegar por Instagram y toparnos con fotografías de diversos lugares saturados de colores o, lo más sospechoso, libres de turistas, para darnos cuenta de que hay gato encerrado.

Es la guerra por los “me gusta” y el cepo para una decepción que nos invade en estos siguientes escenarios. Es por eso que hoy te revelamos cinco engaños sobre destinos del mundo que solo existen en las redes sociales.

1. PUERTA DEL CIELO, BALI, INDONESIA

Bali se ha convertido con el tiempo en una de las grandes mecas del #wanderlusting: columpios en mitad de la naturaleza, arrozales “vírgenes”, guías formados para atender ‘tours Instagram’ equipados con drones y, especialmente, iconos adulterados como la Puerta del Cielo del Templo Lempuyang.

Una de las imágenes más compartidas en las redes sociales muestra esta histórica estructura reflejada en el agua, una percepción engañosa puesto que en la localización real no existe ningún estanque. El truco, aplicado incluso por muchos guías que cobran un suplemento de 5 dólares, consiste en colocar un espejo bajo la cámara mientras el turista realiza una postura de yoga. Todo ello, tras hacer una cola de (mínimo) dos horas.

2. TEMPLO DE LYSISTRATA, GRECIA

Si buscas alguna foto del aparentemente olvidado Templo de Lisístrata, en Grecia, descubrirás un impresionante monumento de cúpula desnuda atravesada por los rayos del sol y ubicado junto a una playa.

¿La realidad? Este templo no existe, ya que la foto que solemos encontrar pertenece a un montaje que funde una fotografía del Panteón de Agripa, en Roma, y la Cueva de Benagil, en el Algarve. Cuidado con la photoshopography a la hora de elegir destino.

3. LOS BOSQUES “PÚRPURAS” DE LA ISLA DE SKYE, ESCOCIA

El Photoshop ya no es solo reclamo de las portadas de algunas revistas. También lo encontramos en muchas fotografías viajeras donde la saturación de color (o la alteración cromática, directamente) puede confundir a una legión entera de seguidores.

Un buen ejemplo lo encontramos en una fotografía de las Fairy Pools de la isla de Skye, en Escocia, cuyos árboles púrpuras son realmente verdes. De hecho, la foto pertenece al conocido Shotover River, en Nueva Zelanda.

4. TEMPLO DE HAKONE, JAPÓN

Hay lugares que nos conquistan por la vibra tranquila que nos transmiten. Uno de ellos es el torii rojo en el lago del Templo de Hakone, en Japón.

Sin embargo, lejos de la imagen de viajero flâneur que termina encontrándose a sí mismo en mitad de una naturaleza mística interrumpida por cervatillos, la realidad es bien distinta: tras esa posición solitaria hay una larga cola de turistas aguardando su turno y que, posiblemente, te estén maldiciendo por tardar demasiado.

5. MONTAÑA DE LOS SIETE COLORES, PERÚ

Existen lugares que se prestan más a los filtros, especialmente cuando cuentan con una paleta de colores muy variada. Iconos multicromáticos como el Parque Geológico de Danxia (China) o la Montaña Arco Íris (Perú), además de pueblos como el icónico Cinque Terre, proyectan en ocasiones una imagen saturada de colores demasiado vivos.

Basta con acercarnos a estos lugares para comprobar que ni los tonos son tan fuertes, ni el entorno tan solitario como esperábamos.

 

Yuniet Blanco Salas

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here